lunes, 23 de diciembre de 2013

LA GUERRA DEL YAQUI

Por: Chato Wilbury

En Sonora, los indios Yaquis habían mantenido durante siglos un sistema de posesión agraria similar a un comunismo primitivo: La tierra pertenece a toda la comunidad, una parte es para el ganado y otra para agricultura. En 1866, recién restaurada la República, los indios yaquis se vieron hostigados por militares y terratenientes. Su líder José Ma. Leyva "Cajeme" había sido asesinado en Cocorit por los federales como castigo ejemplar a su sublevación.


Cajeme. Líder de la comunidad yaqui que antes de oponerse
al Porfiriato, defendió a Sonora de filibusteros franceses 
y americanos que querían independizar a Sonora de México.


En 1880 el Gobernador de Sonora, Ramón Corral, les envió un pelotón de 25 rurales convenientemente ebrios, con órdenes de saquearlos y destruir los pequeños pueblos a la orilla del río, justo cuando los hombres estuvieran en las labores.

Al volver de sus sembradíos, los hombres encontraron sus hogares arrasados, sus mujeres e hijas violadas y los niños masacrados.

Liderados ahora por el caudillo yaqui Juan Maldonado Tetabiate, se dirigieron a Guaymas a quejarse con las autoridades y sólo recibieron largas y condescendencia. Luego fueron a hermosillo y sólo recibieron insultos del Gobernador Corral y del jefe de la zona militar Gral. Luis Torres.

Tetabiate tomó el liderazgo tras el asesinato
de Cajeme. Juró "Morir antes que entregar
las tierras a los Yoris (Hombres blancos)"


Volvieron a sus pueblos comprendiendo que la única salida era defenderse a sí mismos. Pero los mismos ultrajes se cometieron una y otra vez., hasta que decidieron formar grupos de autodefensa y tomaron las armas. Eso era justo lo que esperaban los especuladores. 

El Gobernador Corrales aceptó la oferta del Gobernador de Arizona Nathan Oakes y envió tropas de Rangers americanos a "apaciguar" a los indios. El objetivo era despojarlos de las fértiles tierras del yaqui. Los que opusieran resitencia serían exterminados.

Comenzó una guerra en toda forma. Mantener la campaña era una fuente inagotable de recursos. Se solicitaba dinero para mantener 15 mil soldados, de los cuales 8 mil existían sólo en el papel. Los gastos de manutención de los demás, paraban en los bolsillos del Gral Torres y del Gobernador Corral.

Otra fuente de ingresos era la trata de peones yaquis. Negocio de abundante rendimiento financiero, pues los enviaban a Yucatán a cultivar las pencas de henequén.

ROSANTA BAJECA

En Yucatán los indios Yaquis recién llegados al campo de concentración tenían tres días para aprender a cultivar el henequén y lograr la cuota diaria.

A las 3:45 de la mañana los formaban y el capataz tomaba lista gritando el nombre de los presentes:
-"Rosanta Bajeca"- Se levanta un indio de cuerpo atlético, nervudo y de facciones finas. -"Quítate la camisa"-Le ordena el capataz. Y se le acercó un sujeto enorme que llamaban mayocol. Sacó de una cubeta con agua unas cuerdas mojadas. El verdugo alzó el brazo, lo dejó caer y el látigo silbó por el aire. Al cuarto latigazo, la piel bronceada se cubrió de pequeños puntos escarlata, que estallaron dejando correr la sangre en hilillos. Al sexto la reluciente espalda perdió rigidez y se estremeció como jalea. Al noveno azote, el gemido del yaqui nació de sus entrañas. Al los quince azotes el yaqui fue soltado y calló como un costal. El capataz le dio un puntapie en el costado. Rosanta Bajeca era de los que no adquirieron la destreza necesaria para cultivar la cuota exigida. Esa era la causa del castigo.

OTRA VENTAJA DE LA GUERRA

Los grandes ganadores de la guerra fueron los concesionarios de las tierras del yaqui. En 1906, después de exterminar a las comunidades yaquis, las tierras se distribuían entre pocos beneficiarios: Charles Conant: 50 000 Hectáreas; Fam. del Gral Torres 400 000 Hectáreas; Mr Bule 14 250 Hectáreas; F. McDonald 4 741; Mr Brooks 2 055.

A los militares que participaron en la masacre, simplemente se les regalaron las tierras a la rivera del yaqui.

EL VERDADERO HOLOCAUSTO

Nadie puede menos que indignarse al ver "La Lista de Schindler" o leer "Los Hornos de Hitler". Cómo pudo caer la humanidad de semejante atropello? Qué había en la mente de esos alemanes fascistas?

Siempre dicen que los gringos exterminaron a los indios norteamericanos, y que en la Nueva España, sólo los evangelizaron. Nada más equivocado. Aquí los masacraron, pero antes los esclavizaban y los explotaban hasta que tronaban.

El experimento nazi duró 6 años, aquí lleva 400 años y seguimos tratando a la raza indígena como inferior. Exagero? Entonces porqué compramos ropa americana y de marca? Porqué, igual que en el porfiriato, anhelamos el estilo europeo y no vestimos conforme a la cultura tradicional mexicana? Sencillo: porque admiramos su poder y civilización y repudiamos la pobreza y la ignorancia. 

En navidad deberíamos regalar productos hechos por manos indígenas, no productos que anhelan la vida de primer mundo. Apoyando el mercado imperialista sólo segregamos más y más a una raza, cuya cultura esconde un enorme tesoro. 

REFERENCIAS
"El pueblo Mexicano", Lázaro Gutiérrez Lara.
"Historia Moderna de México", Daniel Cosío Villegas.
"México Bárbaro", John Kenneth Turner.
"Crónica Ilustrada de la Revolución Mexicana", Vicente Casarrubias.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Está configurado para que todos puedan comentar, pero si tienes problemas para hacerlo, ponte en contacto con grupodeimos@gmail.com